Una “Ventana” al optimismo.

Como todo lo que inicia tiene un final, la cromoxilografía “Ventana” cierra esta serie de estaciones, como representación de la primavera y dentro de la analogía del proceso de metamorfosis en nuestras vidas, esta cromoxilografía cierra el proceso de manera elocuente.

estaciones-5711

Si se mira la cromoxilografía “Ventana”, podemos ver una persona mirando hacia afuera, mientras viaja en tren. Pero si miramos bien, vemos mucho más que eso, vemos el final de un proceso de reinvención, una metamorfosis que nos ha tomado desde lo más alto hasta ponernos en el foso más profundo que pudimos haber tocado nunca, una etapa de cambio que nos hizo conocer los peores segundos de nuestra vida, las máscaras más oscuras del pasado y las bromas de peor gusto que nos trajo aquel presente y nos hizo conocer los acantilados más lóbregos y las tormentas más inquietantes. Un proceso de cambio que finalmente termina y nos deja renovados, con nuevas fuerzas, con un nuevo sendero que para caminar desde cero. Que debemos empezar nuevamente, andar nuevamente nuestros pasos, procurando un mejor camino, sin escollos, sin trampas y teniendo presente que, por más oscuro que sea el camino, siempre vamos en dirección de la luz, cuando decidimos volver.

En la cromoxilografía “Ventana”, encontramos un ser humano que se ha reinventado, que regresa luego de una lucha consigo mismo, luego de vencer los fantasmas de su propia mente y luego de conjurar los peores temores que lo han atormentado durante un año y le han carcomido la razón, inclusive su locura.

La propuesta de “Ventana” es un ser humano que, desde su asiento mira hacia el futuro, en el regreso a la vida; como el retorno de la primavera que hace renacer cada centímetro de terreno y florecer cada planta una vez más. Esta cromoxilografía logra cerrar la serie de manera circular, luego de un proceso de inevitable transformación volvemos a empezar nuevamente, con más experiencia, pero vulnerables a las inclementes fuerzas que buscan derribarnos.

La virtud de nosotros como especie humana es saber emprender el nuevo camino y llenar nuestros pulmones de esperanza, siempre recordando que del lugar donde hemos salido nunca más volveremos. Sin embargo, atentos a nuevas sensaciones y nuevas oportunidades de disfrutar del regalo que la vida nos otorga a cada segundo.

estaciones-5668

El proceso creativo tiene muchas entradas, pero solo tiene una salida, el trayecto y el camino es incierto, el artista puede plantearse una obra en una tarde y esta obra lo puede arrastrar por años hasta que decida que es el momento de volar, cual novia caprichosa decide terminar una relación para irse con otro amor.

estaciones-5761

Durante toda la creación del boceto y el vaciado de las matrices, así como el entintado de esta cromoxilografía en particular el “soundtrack” que sonó en mi cabeza fue “All of me” de John Leyend . Seguramente porque representa el pacto que hacemos con la vida, aun cuando vayamos perdiendo siempre vamos a ganar, aun cuando la vida nos dé un golpe, que no entendemos en ese momento, y que nos deja mareados, atontados y en lo profundo de las aguas, siempre podremos respirar sin problema.

© 2017, Jorge Madrigal.


galeria_300x250

Advertisements

One thought on “Una “Ventana” al optimismo.

Comments are closed.